Biología de las cucarachas

La diversidad de las cucarachas. Se conocen unas 3.500 especies de cucarachas (aunque hay otras fuentes que hablan de 3.700 o incluso 5.000 especies). En España solo tenemos en nuestros hogares 4 especies que se conozca.

En general, las cucarachas que están adaptadas a vivir con personas necesitan cuatro cosas para vivir exitosamente en una vivienda. Ellas necesitan agua, comida, refugio y calor. Cuando nosotros hacemos nuestras actividades diarias (cocinar, comer, bañarnos), nosotros les proveemos con estos requisitos y por eso es que las cucarachas sobreviven muy bien con nosotros. Las cucarachas generalmente no sobrevivirán muy bien en una vivienda desocupada. Todas las diferentes cucarachas tienen necesidades ligeramente diferentes, lo que nos ayudará a saber dónde inspeccionar.

¡Una cucaracha alemana hembra puede producir hasta ocho cápsulas y con más de 300 crías en total! Si la mitad de las ninfas son hembras y cada una de ellas produce 300 ninfas, y la mitad de esas ninfas son hembras, y cada una produce 300 ninfas… ¡Pienso que ya usted comienza a darse una idea!¡Teóricamente es posible el que una cucaracha alemana hembra produzca más de 100,000 cucarachas en un año!.Las cucarachas alemanas se juntan, o congregan en los lugares cálidos, húmedos, y oscuros que están cerca de la comida y el agua. Les gustan las superficies porosas como la madera, el papel o el cartón mucho mejor que las superficies que no son porosas como el metal. Las cucarachas “marcan” estas superficies porosas con una feromona de agregación, encontrada en sus heces. Una feromona es un químico producido por una cucaracha que afecta el comportamiento de otras cucarachas. Esta feromona de agregación atrae a otras cucarachas, especialmente en las etapas inmaduras más pequeñitas, que usualmente se quedan en estos lugares ocultos hasta que crecen. Estas cucarachas pequeñitas no necesitan aventurar en el resto del mundo por comida porque ellas comen de las heces de las cucarachas adultas. Algunos ejemplos de los lugares en donde se juntan son en las grietas y hendiduras de los mostradores, en los gabinetes de madera, en los huecos de las paredes y en los techos, dentro de y alrededor de los refrigeradores, en los lavaplatos eléctricos, en las estufas, lavadoras y secadoras de ropa y en los calentadores de agua.

Con nocturnidad y alevosía. Las cucarachas son insectos nocturnos y se esconden durante el día en lugares tan inaccesibles como zócalos, bajo los entarimados, en los conductos de ventilación e incluso desagües y cloacas. Por ello, pueden pasar inadvertidas durante un largo período de tiempo, aumentando su número gradualmente. De ahí el dicho popular de que por cada cucaracha se que ve hay varias decenas escondidas (unas doscientas, se afirma en algunos lugares, pero prefiero ser conservador para no alarmar). Por la noche se vuelven activas y vagan en busca de comida. El daño que causan no radica tanto en el material que comen —normalmente desperdicios— sino en la contaminación de otros productos con un olor característico. Además, las cucarachas manchan con sus excrementos y sus patas los lugares por donde andan y se alimentan. Una cucaracha que salga de una cloaca y luego camine por comida sin proteger puede transmitir —como vectores de agentes patógenos— enfermedades como la poliomielitis y la salmonelosis, así como provocar reacciones alérgicas, como asma, en algunas personas. Son capaces de esparcir al menos 33 tipos de bacterias, 6 tipos de gusanos parásitos y 7 clases de patógenos humanos.

Las inmortales. Las cucarachas son extremadamente difíciles de erradicar. Son muy adaptables y tras una experiencia desagradable, pero no fatal, aprenden a evitar los lugares donde se ha colocado veneno.

Una para todas y todas para una. Un estudio ha puesto de manifiesto que las cucarachas toman decisiones de grupo.

Escapar por los pelos. Las cucarachas son difíciles de atrapar. Son muy sensibles a las vibraciones de la superficie sobre la que se encuentran, siendo capaces de detectar los más pequeños movimientos y responder a los más ligeros movimientos del aire, que pueden sentir gracias a unos pelos sensoriales. Una cucaracha puede detectar la vibración del movimiento del aire mucho antes de que el atacante se pueda acercar a ella y puede correr con rapidez en busca de protección en una hendidura o grieta inaccesible.

La cucaracha alemana deja rastros químicos en sus heces y otras cucarachas los pueden seguir para descubrir fuentes de comida y agua y dónde se esconden.

Sin prisa, pero sin pausa. El apareamiento de las cucarachas varía desde el sencillo contacto hasta complejas danzas y la secreción de feromonas. Normalmente, el cortejo precede al apareamiento, que puede prolongarse durante más de una hora. El macho extiende las alas y produce una sustancia que atrae a la hembra y cuando la hembra se sube a la espalda del macho para apoderarse de esa secreción, aquél aprovecha para copular con ella.
Se reproducen como la mala yerba. Las cucarachas ponen sus huevos en pequeños recipientes con forma de saco denominados ooteca y se pueden ver a menudo saliendo por el extremo del abdomen de las hembras. Aunque la mayor parte de las cucarachas depositan sus ootecas en cuanto se forman o poco después, la cucaracha alemana las transporta de un lado a otro hasta que los huevos están a punto de eclosionar. El número de huevos de una ooteca también depende de cada especie y varía entre 12 y 50. Se ha estimado que en la larga vida de una cucaracha americana, la hembra puede poner hasta 1.000 huevos.

Cuando una cucaracha muere por causas naturales (o el efecto de algún insecticida que lleve organofosfatos), los músculos de sus patas se contraen debido al rigor mortis, empujando el cuerpo y haciendo que la cucaracha se dé la vuelta.

Las mata bien muertas. Las trampas con cebo, los geles que son los insecticidas más potentes contra las cucarachas. Los mecanismos de acción se concentran en tres frentes principales: sistema nervioso, sistema respiratorio celular (cadena transportadora de electrones) y metabolismo.

La resistencia no es fútil. El control de las cucarachas con insecticidas neurotóxicos está limitado por el desarrollo de la resistencia, la cual ha sido detectada en una amplia variedad de insecticidas que incluyen organoclorados, organofosforados, carbamatos y piretroides, ésta se traduce en una disminución de la efectividad del producto. De ahí nosotros que juguemos con la variedad en productos.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.     ACEPTAR